Viernes 21 de enero del 2011 | 18:44 The New York Times

Más escuelas adoptan el iPad como herramienta de aprendizaje

THE NEW YORK TIMES | ROSLYN HEIGHTS, Nueva York

Los educadores también elogian los atributos físicos del iPad, incluida su gran pantalla táctil (de unos 25 centímetros) y su diseño plano, que permite a los estudiantes mantener contacto visual con sus maestros.

Los educadores también elogian los atributos físicos del iPad, incluida su gran pantalla táctil (de unos 25 centímetros) y su diseño plano, que permite a los estudiantes mantener contacto visual con sus maestros.

Cuando los estudiantes regresaron a clases recientemente, algunos llevaban Apple iPads nuevos en sus mochilas, no por obra de sus padres sino de sus escuelas.

Un creciente número de escuelas en todo Estados Unidos están adoptando al iPad como la más reciente herramienta para enseñar Kafka en multimedia, historia a través de juegos tipo “Jeopardy” y matemáticas con animación paso a paso de problemas complejos.

Como parte de un programa piloto, el bachillerato Roslyn High School en Long Island, Nueva York, entregó 47 iPads el 20 de diciembre a los estudiantes y maestros en dos clases de humanidades. El distrito escolar espera ofrecer iPads eventualmente a todos sus 1.100 estudiantes.

Los iPads cuestan 750 dólares cada uno, y van a ser usados en clase y en casa durante el año escolar para reemplazar libros de texto, permitir a los estudiantes mantener correspondencia con los maestros y entregar ponencias y tareas, y llevar un registro del trabajo de los estudiantes en carpetas digitales.

“Nos permite extender el salón de clases más allá de estas cuatro paredes”, dijo Larry Reiff, un maestro de inglés en Roslyn que ahora publica todo su material del curso en línea.

Las modas tecnológicas han aparecido y desaparecido en las escuelas, y otros experimentos destinados para acelerar la experiencia educativa para niños criados con videojuegos y YouTube han tenido resultados mixtos. Los educadores, por ejemplo, siguen divididos sobre si las iniciativas para dar a cada estudiante una laptop han marcado alguna diferencia académicamente.

En una época en que los distritos escolares están tratando de lograr que les sean aprobados sus presupuestos para no tener que despedir maestros o recortar programas, gastar dinero en computadoras tableta quizá parezca una extravagancia. Y algunos padres y expertos han planteado dudas sobre si las escuelas se están apresurando a invertir en ellas antes de que su valor educativo haya sido probado por la investigación.

“Hay poca evidencia de que los niños aprendan más, más rápido o mejor al usar estas máquinas”, dijo Larry Cuban, profesor emérito de educación en la Universidad de Stanford, quien cree que el dinero estaría mejor gastado en el reclutamiento, capacitación y actualización de los maestros. “Los iPads son herramientas maravillosas para involucrar a los niños, pero luego de que pasa la novedad sólo quedan las cuestiones básicas de enseñar y aprender”.

Pero dirigentes escolares dicen que el iPad no es sólo un nuevo juguete genial sino más bien una herramienta poderosa y versátil con una multitud de aplicaciones, incluidos miles con usos educativos.

“Si no hay una aplicación que haga algo que necesitamos, tarde o temprano la habrá”, dijo Reiff, quien dijo que ahora usaba una aplicación que incluye todas las obras de Shakespeare.

Los educadores también elogian los atributos físicos del iPad, incluida su gran pantalla táctil (de unos 25 centímetros) y su diseño plano, que permite a los estudiantes mantener contacto visual con sus maestros. Y a los estudiantes les gusta su peso ligero, que ofrece un alivio respecto de los pesados libros que lastran sus mochilas.

Administradores de Roslyn también dijeron que su adopción del iPad, por los cuales el distrito pagó 56.250 dólares por los 75 iniciales (32 gigabytes, con estuche y plumín), beneficiaba a su esfuerzo de dejar de utilizar papel y recortar gastos.

En Millburn, Nueva Jersey, los estudiantes de la primaria South Mountain Elementary School han usado dos iPads compradas por la organización de padres y maestros para jugar juegos matemáticos, estudiar mapas mundiales y leer “Winnie the Pooh”. Scott Wolfe, el director, dijo que esperaba asegurar 20 iPads más para el próximo año escolar para correr aplicaciones que, por ejemplo, simulan un teclado de piano en la pantalla o muestran constelaciones en base a la ubicación del usuario.

“Pienso que esto muy bien pudiera ser el mayor avance en tecnología escolar desde el retroproyector”, dijo Wolfe.

Las escuelas públicas de la Ciudad de Nueva York pidieron más de 2.000 iPads, por 1.3 millones de dólares; 300 se destinaron a un bachillerato en el Bronx, suficientes para que los 23 maestros y la mitad de los estudiantes los usaran al mismo tiempo.  

Más de 200 escuelas públicasde Chicago solicitaron 23 subvenciones de iPads financiados por el distrito por un total de 450.000 dólares. El Departamento de Educación de Virginia está supervisando una iniciativa de iPads de 150.000 dólares que ha reemplazado a los libros de texto de historia y biología en 11 escuelas. Y seis escuelas secundarias en cuatro ciudades californianas (San Francisco, Long Beach, Fresno y Riverside) están impartiendo el primer curso de álgebra sólo en iPad, desarrollado por Houghton Mifflin Harcourt.

Incluso los alumnos de jardín de niños están teniendo iPads en las manos. Pinnacle Peak School en Scottsdale, Arizona, convirtió un aula vacía en un laboratorio con 36 iPads – llamado iMaginarium – que se ha convertido en la pieza central de la escuela porque, como lo expresó el director, “de todos los aparatos que existen, el iPad tiene más poder estelar entre los niños”.

Pero defensores de la tecnología como Elliot Soloway, un profesor de ingeniería en la Universidad de Michigan, y Cathie Norris, profesora de tecnología en la Universidad del Norte de Texas, cuestionan si los funcionarios escolares se han enamorado tanto de los iPads que han pasado por alto otras opciones menos costosas, como los teléfonos inteligentes que ofrecen beneficios similares a una fracción del costo base del iPad de unos 500 dólares.

“Se puede hacer todo lo que puede hacer el iPad con tecnología y hardware existentes disponibles a la venta por probablemente entre 300 y 400 dólares menos por aparato”, dijo Soloway.

Apple ha vendido más de 7.5 millones de iPads desde abril, informó la compañía, pero no se sabe cuántas se destinaron a escuelas.

La empresa ha estado desarrollando un mercado escolar para el iPad trabajando con editores de libros de texto en programas educativos y patrocinando talleres de iPad para administradores y maestros. Sin embargo, no parece haber comercializado la tableta tan agresivamente en las escuelas como hizo con sus primeras computadoras de escritorio, algunas de las cuales fueron ofrecidas con fuertes descuentos para escuelas y ayudaron a establecer una generación de usuarios de Apple. Funcionarios escolares dicen que Apple ha estado ofreciendo sólo un descuento educativo estándar de alrededor de 10 por ciento sobre el iPad.

En realidad, muchos de los distritos están pagando sus iPads a través de subvenciones federales y de otro tipo, incluidos fondos del programa federal de subvención competitiva Race to the Top, que los administradores en Durham, Carolina del Norte, están usando para ofrecer un iPad a todos los maestros y estudiantes en dos escuelas de bajo desempeño.

Alrededor de 5.400 solicitudes educativas están disponibles específicamente para el iPad, de las cuales casi mil pueden ser descargadas gratuitamente.

Houghton Mifflin Harcourt, que desarrolló el programa de álgebra para el iPad en California, dijo que planeaba comparar las calificaciones de exámenes de los estudiantes que usan un libro de texto en formato digital y el libro tradicional. La versión para el iPad ofrece video del autor resolviendo ecuaciones, y evaluaciones individualizadas y problemas de práctica.

Muchos funcionarios escolares dicen que han estado esperando tecnología como el iPad.

“Ha llevado la tecnología individual al aula sin cambiar la atmósfera del salón de clases”, dijo Alex Curtis, director de la escuela privada Morristown-Beard School en Nueva Jersey, que compró 60 iPads por 36.000 dólares y está considerando ofrecer iPads a todos los estudiantes el otoño próximo.

Curtis usó recientemetne una aplicación de 1.99 dólares, ColorSplash, que retira y añade color a fotografías, para demostrar la importancia del color en una pintura de Caravaggio en su seminario sobre arte barroco.
“Tradicionalmente, mucha de la historia del arte se imparte en diapositivas sobre una pantalla”, dijo. “Cuando pudieron manipular la imagen ellos mismos, cobró vida”.

Daniel Brenner, superintendente de Roslyn, dijo que los iPads también ahorrarían dinero a largo plazo al reducir los costos de impresión y de libros de texto; los ahorros estimados en las dos clases con iPads son de 7.200 dólares al año.

“No se trata de una aplicación genial”, dijo Brenner. “Estamos hablando de cambiar la forma en que hacemos las cosas en el salón de clases”.

000115A
The New York Times

Diseño

© Copyright 2010. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.