Sábado 27 de octubre del 2012 Tecnología

Viajeros y usos de sus teléfonos inteligentes

New York Times | NUEVA YORK, EEUU.

Los viajes y los teléfonos inteligentes van bien juntos; y, en estos días, enviar mensajes de texto, actualizar Facebook y tuitear mientras se come es lo último.

Los viajes y los teléfonos inteligentes van bien juntos; y, en estos días, enviar mensajes de texto, actualizar Facebook y tuitear mientras se come es lo último.

Los viajes y los teléfonos inteligentes van bien juntos; y, en estos días, enviar mensajes de texto, actualizar Facebook y tuitear mientras se come es lo último.

El acceso instantáneo a Yelp, TripAdvisor e incontables aplicaciones más ayuda para todo, desde elegir un primer platillo hasta verificar el tráfico que nos espera por delante. Sumemos una dosis sana de llamadas telefónicas al viejo estilo desde el lado de la alberca o un sendero en la montaña, y se podría decir que permanecer conectado se ha vuelto algo cercano a un derecho constitucional.

Sólo un inconveniente: Si sale del país, su plan de teléfono inteligente – al igual que la Constitución – ya no le da cobertura.

Como muchas personas han aprendido del modo difícil, llamar y enviar mensajes de texto mientras están en el extranjero puede significar facturas dolorosas; usar los servicios de datos puede conducir a la insolvencia.

Eso es porque las tarifas de roaming internacional comunes son escandalosas: 2, 3 o, incluso, 5 dólares por minuto; 50 centavos de dólar por un mensaje de texto. Un megabyte de datos cuesta entre 15 y 20 dólares. Eso significa que verificar la actualización de estado de sus amigos de Facebook puede costarle unos 3 ó 4 dólares.

Eso es demasiado para ver la planta de jitomates en el patio de su amiga de bachillerato.

La buena noticia es que hay maneras de ahorrar. La mala es que hay demasiadas, algunas complementarias y ninguna perfecta. He aquí cómo lo desglosé para cinco tipos de viajeros con poco presupuesto.

Desconectado del mundo
Usted es el tipo que deja su teléfono celular y su laptop en casa, porque viajar es alejarse de todo.

Lo que debería hacer: Ponga por escrito su itinerario con hoteles y números de contacto y déjelo con seres queridos. Trate de no romper su pluma mientras lo hace.

Pero esté consciente de que: El mundo realmente ya no atiende a personas de su tipo. Muchos hoteles baratos no se molestan con tener teléfonos en las habitaciones, y buena suerte con encontrar un teléfono de monedas para hacer una reservación para cenar o verificar a qué hora cierra el museo.

Ojalá los agricultores locales hablen inglés cuando se pierda dando un paseo en bicicleta. Envíeme un telegrama y hágame saber cómo le va.

El semidesconectado

No siente la necesidad de la conectividad constante y puede esperar hasta que esté conectado en la red de Wi-Fi de su hotel o su hostal para llamar a casa, verificar su correo electrónico y planear las actividades del día siguiente.

Qué debería hacer: Una vez que se conecte al Wi-Fi, el correo electrónico, la navegación en Internet y la charla en línea son gratis. Pero las llamadas telefónicas no lo son, así que asegúrese de tener una cuenta con una aplicación como Google Voice o Skype desde la cual pueda marcar a números del mundo real. Llamar a Estados Unidos sale tan barato como un centavo de dólar por minuto; llamar a otros países (como en el que esté, para hacer reservaciones para cenar, verificar disponibilidad en hoteles y contactar a amigos locales) regularmente se sitúa en una décima parte del precio del plan de llamadas a teléfono celular estándar.

Elegir la compañía es cuestión de preferencia personal. Google Voice tiene tarifas más bajas que Skype para virtualmente todos los países y es especialmente fácil si usted ya usa Gmail. Skype es razonable también y mantiene seguidores leales. Hay muchos otros competidores, y todos ellos afirman ser revolucionarios y baratos, pero aún no he encontrado uno que pueda superar el alcance y confiabilidad de esos dos.

Los moderados
Le encanta hacer amigos en un país nuevo y quiere poder llamarles y enviarles mensajes de texto posteriormente. Tuitear cada minuto es demasiado, pero le gustaría alertar a sus amigos en el momento en que ha llegado a la cima de la montaña/está viendo la Mona Lisa/se ha comido un insecto. Quiere la opción de verificar con TripAdvisor o Yelp para decidir entre dos restaurantes. Necesita verificar su correo electrónico ocasionalmente.

Lo que debería hacer: Si su teléfono está “desbloqueado”, lo que significa que puede usar otros proveedores, consiga una tarjeta SIM internacional.

Probé dos este verano, la tarjeta Passport de Telestial (20 dólares) y la tarjeta Standard de OneSimCard (30 dólares). Tienen elementos ligeramente diferentes, pero cada una funciona más o menos de la misma manera. Su número de teléfono principal, una vez que inserta la tarjeta, no es estadounidense.

Para Telestial, es un número británico; para OneSimCard, es estonio. Telestial también le ofrece un número estadounidense – OneSimCard lo ofrece por 5 dólares al mes – que permite a amigos y familiares en su lugar de origen enviarle mensajes de texto o llamarle como si tuviera un número local. (Sin embargo, le cobran 20 centavos de dólares por minuto por recibir la llamada.)

La navegación de Internet fue sorprendentemente asequible en muchos lugares; en Escandinavia, fue de 49 centavos de dólar por megabyte en Telestial, lo cual fue suficiente para revisar el correo electrónico, tuitear regularmente y usar una aplicación ocasionalmente o búsquedas de Google.

Los precios han descendido recientemente, a apenas 10 centavos de dólares por megabyte con un paquete de 99 dólares de Telestial o 25 centavos por megabyte con el Paquete de Datos Diario de OneSimCard.

Para simplemente navegar por Internet, instale la aplicación Opera Mini, un navegador gratuito e intuitivo que ahorra dinero al comprimir los datos a una fracción de lo que harían Safari o Chrome o muchos otros navegadores móviles.

La mayor parte del tiempo, puede viajar de un país a otro y su teléfono ni se inmuta, simplemente cambiando de una compañía local a otra. (Las tarifas de datos cambiarán, pero puede encontrarlas fácilmente en línea.) Cargue su teléfono con crédito y configure su cuenta para que se recargue automáticamente.

Pero las tarjetas SIM internacionales pueden ser poco convencionales. Por ejemplo, para hacer una llamada, ingrese el número y presione “Enter” o “Send”. La llamada se desconecta instantáneamente, y en ocasiones aparecen códigos raros en la pantalla. Segundos después, el teléfono suena.

Uno contesta, y luego conecta con la llamada. Es extraño al principio, pero uno se acostumbra a ello. Mi mayor queja, especialmente con Telestial, fue que las llamadas en ocasiones no se conectaban; y ocasionalmente me obligaban a reiniciar mi teléfono e intentar de nuevo.

Si eso suena demasiado frustrante y es cliente de AT&T o Verizon, considere sus recientemente competitivos planes de datos internacionales. AT&T, por ejemplo, ofrece ahora tarifas de 30 dólares mensuales que permiten 120 megabytes de uso en más de 140 países. El costo de los minutos de voz, sin embargo, sigue siendo muy alto y no puede competir con las SIM internacionales. Una nota final: Aunque las tarifas suenen razonables, tenga cuidado. Puede caer fácilmente en sus hábitos de casa y permanecer conectado en exceso. No lo haga. Por un tiempo, estuve consumiendo entre 10 y 15 dólares de datos por día.

Los usuarios de alta potencia
Quiere conectividad las 24 horas de los siete días de la semana, y sacrificará la conveniencia – pero no demasiado dinero – para tenerla.

Lo que debería hacer: Compre tarjetas SIM locales. Es la forma más barata de lograrlo. Pero también es lo más fastidioso. Realizar todo ese rollo.

Primero, necesitará investigar y comparar las tarifas y cobertura de las compañías locales para cada país que visite.

Luego, una vez que encuentre un lugar para comprar la tarjeta, tendrá que activarla y acostumbrarse a sus sistemas (para marcar, añadir crédito, etcétera). Si el crédito desaparece más rápidamente de lo que piensa que debería ser el caso, hay pocos recursos. (Las compañías mencionadas antes tienen excelente servicio al cliente basado en Estados Unidos o Australia.)

Finalmente, aunque en algunos países conseguir una tarjeta SIM local es tan sencillo como entregar dinero en efectivo a un vendedor callejero, en otros tendrá que llenar el papeleo, ofrecer documentos y en ocasiones incluso trasladarse al otro lado de la ciudad para registrar y activar su cuenta.

Los adictos
Levantó la cabeza de su teléfono inteligente una vez, y no le gustó lo que vio. Su mayor temor es que al morir descubra que el cielo no tiene conexión de Wi-Fi.

A menos que se haya ganado la lotería, olvídese de viajar al extranjero por ahora. Diríjase a algún lugar agradable de Estados Unidos donde usted y su teléfono puedan pasar algo de tiempo de calidad sin interrupción juntos.

Encuentre una cafetería, registre su visita en Four Square, tómese una fotografía y publíquela en Instagram, y recuerde no irse antes de elogiar el diseño de la espuma de su latte en Yelp.

Un viaje al extranjero puede esperar, porque, mientras que haya algunas compañías que ofrezcan planes internacionales para dispositivos “Mi-Fi”, una especie de centro de conexión móvil con grandes asignaciones de datos en países específicos, sigue siendo prohibitivamente caros para viajeros de bajo presupuesto y no le darán cobertura en todas partes de cualquier manera.

Enlace corto: