Sábado 26 de enero del 2013 Agropecuarios

Ganaderos del Litoral piden fijar precio oficial de la carne

JUAN CARLOS GÓMEZ

La baja rentabilidad desmotiva a las nuevas generaciones a continuar con el negocio de la cría de ganado de carne.

La baja rentabilidad desmotiva a las nuevas generaciones a continuar con el negocio de la cría de ganado de carne.

Los precios del ganado bovino en pie se han mantenido deprimidos durante los últimos años, lo cual ha generado la deserción de ganaderos y la preliquidación de algunas ganaderías de larga trayectoria.

Datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) citan que el país tuvo un inventario bovino aproximado de 5 millones de cabezas en el 2006 y que la tasa de extracción anual ha aumentado del 20% (un millón de reses sacrificadas) al 25% desde el 2007.

Este incremento no obedece a una mayor eficiencia o crecimiento del rebaño nacional, sino a que por falta de rentabilidad se ha dejado de invertir en genética, alimentación y sanidad en las fincas, aseguró el presidente de la Asociación de Ganaderos del Litoral y las islas Galápagos, Peter Bohman.

Por cada ecuatoriano, agregó el criador de la raza brahman del Guayas, hay de un cuarto a un tercio de una res pastoreando en el momento, la relación histórica más baja y con un pronóstico pesimista.

Junto a Perú y Chile, el Ecuador muestra una de las cifras más bajas; todo lo contrario de Uruguay, donde las relaciones son de cuatro reses por habitante.

La razón principal del por qué “estamos comiéndonos el inventario nacional de ganado de carne es el deplorable precio que recibimos del comerciante”, afirma. Argumenta que en el principal centro de mercadeo de ganado en pie del país (toros, vacas), la libra está en el rango de $ 0,48 a $ 0,69, los valores más bajos de América y tal vez del mundo (Colombia, $ 0,84; Argentina, $ 0,72; Brasil, $ 0,77; Uruguay, $ 0,90; y Estados Unidos, $ 1,23), que contrastan con los costos en aumento de los insumos y la mano de obra.

“El comerciante nos está ofreciendo en promedio 45 centavos para los que cuentan con báscula y 39 centavos para quienes no poseen”, cifra el dirigente.

Aduce que con las fallas estructurales del sector más las medidas impositivas recientes, están llevando a la ganadería de carne a su desaparición y, para ello, exhorta a las cabezas del Ministerio de Agricultura a que determinen un precio mínimo de sustentación, como lo hace con otros productos pecuarios y agrícolas, pero no inferior a los $ 0,70 la libra en pie a nivel de predio.

Entre otras peticiones está la eliminación del impuesto mínimo a la renta, el pagar otro impuesto por la tierra, el impuesto del 5% a la salida de capital, y recibir el respaldo a esta actividad porque aparte de ser una fuente proteica natural, no depende de importaciones de materias primas subsidiadas.

Sumida la venta de ganado en una comercialización informal y tomando en cuenta que los camales municipales son manejados por comerciantes e intermediarios, sugiere Newman que se deberá exigir en los camales la presentación de las facturas emitidas por el ganadero, previo al ingreso.

Enlace corto: