Miércoles 03 de abril del 2013 | 17:56 The New York Times

Suscribirse a Office de Microsoft ahora y para siempre

New York Times News Service

Microsoft también creó una tienda de aplicaciones de Office, donde la mayoría de los programas informáticos son gratuitos.

Microsoft también creó una tienda de aplicaciones de Office, donde la mayoría de los programas informáticos son gratuitos.

Debe ser duro estar en el equipo de la oficina de Microsoft. Año tras año, te dan la misma tarea: agregar nuevas características a Word, Excel, PowerPoint y Outlook. Nuevas características por las que pagará la gente, pero que no convertirán al hacedor de ganancias de Microsoft en un desastre abotagado.

¿Cómo se hace eso? Microsoft Word ya es un procesador de palabras, un programa de diseño web, una base de datos y cera para pisos. ¿Qué demonios falta por agregar? En gran parte, en las últimas versiones, Microsoft ha cambiado de lugar las características existentes. Reorganizarlas en una barra de herramientas Ribbon para que sea más fácil encontrarlas, por ejemplo, o iluminar el fondo para una vista más clara.

Este año, las noticias grandiosas no son los programas informáticos, sino como se pagan. Forma 1: compre la serie Office como siempre lo ha hecho, en 140 dólares (Word, Excel, PowerPoint, OneNote) hasta 400 dólares (esos programas más Outlook, Access y Publisher).

Forma 2: compre una suscripción anual a esos programas por 100 dólares anuales. Ese plan se llama Office 365. (Correcto: los programas conocidos durante un año como Office 15 se venden como Office 2013 y están disponibles hasta Office 365. Nunca nadie acusó a Microsoft de ser claro en los nombres.)

Microsoft sostiene que esta suscripción ofrece todo tipo de beneficios. Primero, usted puede descargar y correr los programas de Office hasta en cinco computadoras, incluidas Mac y PC. Se pueden cambiar en cualquier momento. (El Office 2013 es para las PC con Windows, y las configuraciones se sincronizan mágicamente de una máquina a otra. El Office 2011, más antiguo y menos refinado es para las Mac.)

Usted podría ahorrar dinero si tiene un montón de computadoras en su casa o su oficina; comprar cinco copias completas le ahorraría 700 dólares. Eso es más económico sólo si usted planea utilizar esa versión cada vez más antigua por al menos siete años.

Con una suscripción, siempre obtendrá la versión más reciente – Office 2015, Office 2031, Office 2119 _, pero, claro, tiene que pagar 100 dólares anuales por siempre. (Si vence su suscripción, podrá abrir o imprimir documentos, pero no podrá editarlos ni crear nuevos.)

Se podría horrorizar con la noción de pagarle a Microsoft una cuota anual por siempre para obtener algo que solía poseer totalmente. O podría gustarle la idea de una cuota fija, conocible, que lo mantiene actualizado.

De cualquier forma, una suscripción Office 365 le da más que sólo cinco copias de los programas. También incluye Office on Demand, que es la habilidad para descargar programas de Office a cualquier computadora con Windows 7 o Windows 8 – en una sucursal de la oficina o en casa de un amigo, por ejemplo. Retoque esas transparencias, redacte esa propuesta; cuando cierra la sesión, desaparece el programa de Office que descargó.

El SkyDrive es un disco de almacenamiento de siete gigabytes, gratuito, en internet, para archivos a los que quiere tener acceso desde cualquier parte, de cualquier computadora, tableta o teléfono inteligente con conexión a internet. Es más importante en el Office 13; de hecho, la configuración de fábrica es para guardar documentos nuevos en su SkyDrive. Y si se suscribe a Office 365, le dan otros 20 gigabytes. Son muchas transparencias y hojas de cálculo.

Y no son todos los incentivos. Por la misma cuota de 100 dólares, usted adquiere una hora al mes de llamadas gratuitas por Skype a cualquier teléfono. (Microsoft compró Skype el año pasado.) Es decir, desde una computadora, tableta o teléfono con Skype instalado, usted puede llamar a una línea fija común o a teléfonos celulares – algo que cuesta, por lo general, unos cuantos centavos de dólar el minuto. (Las llamadas a computadoras y teléfonos inteligentes vía direcciones en Skype siguen siendo gratuitas.)

Hasta ahora, debe sonar a que lo único nuevo en Office 2013 es la forma de pagarlo. Sin embargo, también hay muchas monerías en el programa mismo. Los programas tienen un diseño nuevo que casa con la pantalla de inicio del Windows 8, clara, con líneas rectangulares. No hay sombras, barras de herramientas sombreadas ni esquinas redondeadas en los botones o recuadros.

Al hablar de pantallas táctiles – y Microsoft lo ha estado haciendo incesantemente a últimas fechas _, se supone que un nuevo Modo Táctil extiende los botones y puntos de los menús de Office para que usted pueda tocarlos más fácilmente con un dedo.

Aunque no los extiende mucho. Con todo, deseará tener un ratón. Cada programa de Office tiene ahora una nueva “experiencia”, la palabra bobalicona de Microsoft para decir “pantalla”, en el menú de archivos. Cuando usted selecciona uno de los comandos del menú de Archivos – abrir, guardar, imprimir, compartir y así sucesivamente – permanece abierto y las opciones correspondientes para imprimir, guardar o compartir aparecen en la parte principal de la ventana. Es una buena idea; se siente como que son menos pasos. (Sólo el comando Opciones viola la uniformidad; abre el cuadro de diálogo usual de preferencias.)

También hay animación. El cursor de punto de inserción parece deslizarse a medida que se teclea; parece resaltar cada celda en Excel. En PowerPoint, las transparencias cambian en tiempo real a medida que se señalan diferentes plantillas de diseño (antes de hacer clic); Excel hace lo mismo conforme se exploran los tipos de tablas.

Microsoft también creó una tienda de aplicaciones de Office. La mayoría de los programas informáticos son gratuitos; por ejemplo, usted puede agregar nuevos estilos de tablas a Excel, “feeds” de Twitter para Outlook o diccionarios para traducciones a Word. Es un catálogo escaso, pero intrigante.

Cada programa en lo individual tiene algunas cosas buenas. Por ejemplo, Word puede, tras un momento de procesamiento, abrir y guardar documentos PDF. Eso es realmente útil, pero no funciona sistemáticamente. Algunos de ellos se abren sólo como gráficos no editables – no como texto – y algunos cambian bastante cuando se convierten al formato de Word.

Cada vez que se abre un documento, un globito en el que se puede dar clic ofrece llevarlo hasta el lugar donde se quedó la vez anterior, aunque haya sido en otro aparato. También está el Modo Lectura, que da a cualquier documento una composición atractiva, parecida a un libro electrónico.

En Excel, cuando se resaltan algunas celdas, aparece un botoncito abajo, a la derecha. Se da clic para abrir una paleta emergente de opciones relevantes: gráficos, formateo, totales y así sucesivamente. Sí, estas opciones también están en el Ribbon – pero conforme se señalan, el formateo de las celdas seleccionadas cambia en tiempo real. Así, usted puede probar el formateado sin comprometer nada.

Las actualizaciones de PowerPoint también son menores, pero bien recibidas. Por ejemplo, ahora se puede captar una fotografía directamente de la cuenta en internet en Flickr o Facebook., sin tener que descargar y guardar primero. Y ahora la música que empieza en una transparencia puede continuar aunque avance uno a otras.

En Outlook, los retoques incluyen “respuestas internas”: cuando se hace clic en Responder, se puede escribir la respuesta encima del mensaje original, sin abrir una ventana nueva. Se puede echar un vistazo a los mensajes de los corresponsales en Facebook o LinkedIn justo debajo de los mismos. El calendario incluye ahora el tiempo para los siguientes días, para que usted sepa qué ponerse o empacar. Y ahora puede establecer cuentas de Hotmail u otros correos electrónicos basados en la red sin tener que agregar programas adicionales o “conectores”.

Office sigue siendo enorme, complejo y extenso. Sigue siendo 47,000 veces más programa informático de lo que nadie necesita realmente. Y usted todavía se las puede arreglar perfectamente sin él; Google y OpenOffice.org todavía ofrecen equivalentes gratuitos de Word, Excel y PowerPoint. No son para nada tan refinados ni están llenos de características como el Office 2013, pero hacen el trabajo, y facilitan la colaboración.

El concepto de suscripción será atractivo para algunos y otros lo rechazarán. Usted puede probar Office 365, incluida la descarga de Office a cinco Mac o PC durante un mes sin costo alguno. Puede encontrar que el ofrecimiento de 100 dólares anuales hace que la propuesta de valor de Office sea más turbia que nunca antes, pero encontrará que los programas 2013, en sí mismos, son veloces y atractivos, y están muy pulidos.

Enlace corto: