Viernes 26 de abril del 2013 | 01:32 País

Estudiantes cuencanos monitorearon lanzamiento del Pegaso

CUENCA

CUENCA.- Estudiantes del colegio Las Catalinas monitorearon viento solar, aurora, flujo de protones, electrones e índices solares, información que enviaron a la Agencia Espacial Civil Ecuatoriana.

CUENCA.- Estudiantes del colegio Las Catalinas monitorearon viento solar, aurora, flujo de protones, electrones e índices solares, información que enviaron a la Agencia Espacial Civil Ecuatoriana.

En la parroquia Ricaurte de Cuenca mientras sus habitantes se refugiaban en sus casas por el frío intenso de la noche, un grupo de estudiantes del Centro de Ciencias Astronómicas del colegio Las Catalinas se encontraban expectantes del lanzamiento del primer nanosatélite ecuatoriano "Pegaso".

En el laboratorio de la institución a las cuatro pantallas gigantes ubicadas en el contorno del aula se sumaron 14 portátiles que llevaron las estudiantes. Su misión fue monitorear el viento solar, aurora, flujo de protones y electrones, y flujo de índices solares; con la finalidad de enviar esa información a la Agencia Espacial Civil Ecuatoriana y desde ese punto hacia China donde se realizó el despegue.

El tiempo transcurría y las chicas que acuden voluntariamente todas las tardes al centro realizaban sus turnos de monitoreo, no podían ocultar su emoción mientras estaban pendientes de la hora programada para ver a Pegaso en el espacio.

Las banderas tricolores fueron entregadas a los asistentes entre quienes se encontraban personal docente de Las Catalinas, padres de familia y exalumnas "es un orgullo ecuatoriano y vamos a agitar las banderas", dijo la estudiante.

Llegada la hora el conteo en forma descendente desde el 10 se gritó a viva voz en Las Catalinas. Los gritos, saltos y miradas fijas en la pantalla duraron el tiempo que le tomó al cohete chino dejar libre a Pegaso en la órbita espacial. La euforia fue total cuando el nanosatélite abrió sus alas, las mismas que le permitirán alimentarse de la energía solar.

Acabada la transmisión del evento las lágrimas y abrazos se acrecentaron entre las jóvenes y su profesor Pablo Tenesaca integrante de EXA y director del Centro de Ciencias Astronómicas en Cuenca.

Ahora la misión  no sólo será para Pegaso quien desde ayer es el único satélite que aportará imágenes en tiempo real para fines educativos y científicos, sino también para las integrantes del Centro que deben realizar un monitoreo las 24 horas durante un año. En cuanto a la durabilidad de Pegaso dependerá  de las condiciones climáticas que afronte el satélite.

Enlace corto: